Muchos padres acuden a nuestra consulta preocupados porque sus hijos siguen haciéndose pis en la cama mientras duermen. La enuresis infantil es relativamente frecuente y sucede cuando el niño es mayor de 5 años y sigue mojando la cama (se diagnostica si esto sucede dos veces o más veces a la semana). Se supone que el control de esfínter aparece alrededor de los 2-3 años, por lo que para hacer un diagnóstico de enuresis el niño tiene que tener la suficiente edad para que por desarrollo ya pueda controlar de forma voluntaria su esfínter.

 

Hay dos tipos de enuresis: la primaria, en la que el niño nunca ha dejado de mojar la cama de forma regular; y la secundaria, donde después de haber dejado de mojar la cama durante un periodo de tiempo el niño vuelve a hacerse pis durante la noche.

 

Las causas pueden ser muy diversas desde factores hereditarios, genéticos, fisiológicos, … pero los más frecuentes suelen ser los factores psicológicos. Las situaciones de estrés como separación de los padres, problemas escolares, duelos, etc  pueden tener un gran impacto en nuestros  hijos llegando  provocar diversos problemas psicológicos como en este caso, la enuresis.

 

Las consecuencias psicológicas que puede desarrollar el niño pueden ser variadas:

 

  • Baja de autoestima
  • Ansiedad y/o depresión
  • Negativa a dormir fuera de casa ante el miedo de hacerse pis
  • Problemas de relación con otros niños
  • Culpabilidad

 

Algunos consejos que te damos desde PSH para trabajar con el niño en casa son:

 

  • No castigar ni regañar. Esto puede ayudar a que el niño se sienta más culpable e indefenso ante esta situación, por lo que provocará una mayor bajada de autoestima.
  • Que no beba agua durante las dos horas previas de irse a la cama.
  • Crear el hábito de ir al baño antes de ir a dormir.
  • Si esto no funciona, se puede poner una alarma a mitad de la noche para que el niño se levante y vaya al servicio.
  • Si al final se produce el episodio de enuresis, se educa al niño a que cambie las sábanas y se cambie él mismo el pijama, no como castigo sino para que se de cuenta de las consecuencias que conlleva.

 

 

El superar la enuresis es un esfuerzo compartido entre los padres, el niño y el profesional. Es esencial acompañar al niño durante todo este proceso.

 

Es importante tener en cuenta que si esta situación se prolonga durante un tiempo, se debe consultar con un profesional. En PSH contamos con profesionales cualificados que podrán ayudar a tu hijo/a no solo a que deje de mojar la cama, sino también con todas las consecuencias emocionales asociadas que pueden derivar de ella (depresión, ansiedad, miedo, problemas escolares…).

Call Now Button
WhatsApp chat