¿Cómo manejar el malestar?

El dolor, la angustia y la ansiedad son emociones que todos en algún momento tenemos que hacer frente.

A veces es tan intenso que no las hacemos frente de una forma sana y efectivas porque no sabemos qué hacer.

Y lo más frecuente es que reaccionemos:

  •   Pasando mucho tiempo pensando en errores y problemas del pasado.
  •   Con ansiedad por preocuparte por posibles futuros sufrimientos, errores y problemas.
  •   Aislarte de la gente.
  •   Recurrir al alcohol o drogas.
  •   Enfadándote de forma excesiva con los demás.
  •   Autolesionarse.
  •   Utilizando la comida.
  •   Suicidio.

Estas estrategias son incorrectas y te llevaran a tener más dolor aún. Es importante recordar que a veces no es posible evitar el dolor pero muchas veces sí se puede evitar el sufrimiento.

Para manejar estas emociones intensas vamos a intentar seguir tres pasos:

Distracción- relajación- afrontar

1. Distracción: te ayudara temporalmente a pensar en tu sufrimiento y te dará tiempo para que encuentres una respuesta de afrontamiento más adecuada porque tus emociones se habrán serenado.

Para poner en marcha esta estrategia, lo primero que debes hacer es aceptar, es decir, que reconozcas tu situación actual, sin juzgarte, ni juzgar los acontecimientos ni criticarte, dejar de intentar cambiar lo que ha ocurrido a base de enfadarte y culpar la situación.

Ejemplos de distracción:

  • Hablar con un amigo
  • Contar cosas
  • Salir a visitar a un amigo/familiar.
  • Invitar a un amigo a casa
  • Mandar mensajes a los amigos.
  • Ejercicio.
  • Dar un paseo.
  • Que te den un masaje.
  • Cocinar
  • Salir a pasear al perro,
  • Darse un baño/ducha.
  • Realizar una manualidad.
  • Realizar una afición.
  • Jugar a videojuegos.
  • Darte una vuelta en coche.
  • Ir a la biblioteca
  • Ir de compras.
  • Leer.
  • Rezar o meditar.
  • Escribir.

Cualquier cosa que te ayude a despejar la mente te ayudará. Cada uno debe realizar su propia lista, y poner actividades tanto para casa como para afuera.

2. Relajación: te ayudara a tranquilizarte y a que te trates a ti de una forma más compasiva (con amabilidad y cariño).

Es importante relajarse y tranquilizarse porque así a tu cerebro le resultará más fácil pensar formas más saludables de hacer frente a los problemas.

Puedes intentar relajarte:

– Utilizando el olfato: encender velas perfumadas, oler la hierba, abrazar a alguien cuyo olor te tranquilice…

– Utilizando el sentido de la vista: dibujar o pintar, mirar revistas, mirara una foto…

– Utilizar el sentido del oído: escuchar música relajante, escuchar libros grabados, con la televisión, ruido blanco…

– Utilizando el sentido del gusto: disfruta de tu comida favorita, chicles, caramelos, dulces, helado…

– Utilizando tu sentido del tacto: ducha caliente o fría, un masaje, acaricia a tu mascota, toca una tela de diferentes texturas…

Es adecuado que crees tu propio plan y lo pongas en marcha cuando tus emociones te “empiecen” a desbordar.

Ahora ya estás preparado/a para afrontar de una forma más sana las situaciones que tienes delante.

“Hay quien se toma el dolor como el mayor enemigo de la alegría. Yo prefiero tomármelo como un maestro para aprender de mis debilidades”

Call Now Button
WhatsApp chat