Todos en algún momento hemos tenido pareja, y hemos querido compartir nuestras 24 horas del día con esa persona, y queríamos que no llamaran constantemente, y estar pendientes de ella, y que estuviera pendiente de nosotros…y son conductas normales, siempre y cuando no se vuelvan una necesidad, que quiero decir, que en el momento que me produce ansiedad, miedo, enfado, agobio…no recibirlas ya no solamente es amor, se ha convertido en DEPENDENCIA.

La dependencia emocional no es sana, da igual que tipo de relación sea, amorosa, amistad, familiar… no nos deja ser nosotros mismos y no nos hace feliz, además de los efectos negativos que puede conllevar.

Algunas de las características de los dependientes emocionales son:

  • Necesidad excesiva del otro, deseo de acceso constante hacia él. Necesita pasar el mayor tiempo posible junto a esa persona.
  • Aislamiento del entorno para dedicarse en exclusiva a su pareja.
  • Prioridad de la pareja y sus características.
  • Relaciones basadas en la sumisión y subordinación y en muchas ocasiones historia de las relaciones desequilibradas.
  • Miedo intenso a la ruptura.
  • Asunción del sistema de creencias de la pareja como propio.
  • Necesidad de agradar en general y en ocasiones déficit de habilidades sociales.
  • Baja autoestima.
  • Miedo e intolerancia a la soledad, en ocasiones “empalmando” una relación tras el final de otra.

Si te sientes identificada, o ves algunas de estas características en tu pareja, ha llegado el momento de trabajar en vuestra relación, ya sea a nivel individual o en conjunto, para convertir esa relación insana en una más sana, en PSH hay profesionales que pueden ayudarte a sentirte feliz y disfrutar de las relaciones personales, no dudes en contactar con nosotros.

 

Uno no aprende a amar cuando encuentra a la persona perfecta, sino cuando aprende a creer en la perfección de una persona imperfecta”.

 

Call Now Button
WhatsApp chat