Terapia de pareja

Problemas de pareja

Una relación de pareja es como un puzle en constante construcción. Nunca se acaba de completarlo. Hay momentos en que la colocación de las piezas nos hace ver una imagen bella y , en otros momentos, la imagen es más desagradables. El puzle nunca se acaba porque tiene infinitas piezas. Está la opción de dejarlo incompleto. Este sería el caso de la pareja que se estanca y no evoluciona. Se queda con lo que tiene pero pronto llega a la rutina y el desinterés.

El objetivo, es ir aprendiendo a colocar las piezas con las habilidades necesarias para que la imagen que contemplamos sea lo más agradable posible. Pero siempre habrá momentos que el encaje de las piezas no sea el adecuado y esos son las crisis.

Una terapia de pareja es recomendable ,si crees que estas es uno de esos momentos, , para adquirir habilidades y hacer que esas piezas siga encajando.

Objetivos que podemos trabajar en terapia de pareja:

  • Problemas de comunicación.
  • Problemas de asertividad.
  • Celos
  • Infidelidades
  • Habilidades para manejar las discusiones.
  • Problemas familiares.

Que es una terapia de pareja:

 

  • El objetivo de la terapia es intentar llevarse bien por lo cual no habrá ni víctimas ni culpables, cada miembro de la pareja será responsable de su parte en los problemas de pareja.
  • El terapeuta no tiene como función decidir quién esta acertado y quien está equivocado. Su función es la de establecer metas adecuadas.
  • Los motivos por los cuales puede funcionar la terapia de pareja deben ser personales, no estar centrados sólo en las necesidades del otro o en las de los hijos.
  • Es una terapia activa, que requiere esfuerzos por parte de los dos miembros para actuar en la misma dirección.
  • Si un miembro de pareja tiene un problema, el otro también lo tiene, aunque ese tema no le importe o no le afecte.
  • Cada problema siempre tiene dos caras: la que aporta cada uno de los miembros. Para modificar un problema siempre se harán peticiones a los dos miembros de la pareja.
  • Cada miembro de la pareja tiene derecho a percibir las cosas de una manera determinada, a tener comportamientos diferentes e incluso opuestos o actitudes contrarias. Pero para que la convivencia no sea aversiva es imprescindible negociar y llegar a acuerdos intermedios entre las dos posturas opuestas de los dos miembros.
  • La conducta de cada uno está muy determinada por la reacción del otro ante las acciones de uno. El estilo de interacción es la variable que mejor explica el comportamiento en pareja.
  • Las parejas están gobernadas por un conjunto de reglas implícitas que es importante tratar de explicar. Este conjunto de reglas explica los comportamientos de la pareja, aunque sus miembros no sean conscientes de ellas.

Podemos ayudarte

Pincha aquí