RELACIONES DE PAREJA

 

Las relaciones de pareja son complicadas, o, mejor dicho, a veces las hacemos complicadas.

Debemos encajar nuestra personalidad, hábitos, creencias, manías…con las de la otra persona como si fueran las piezas de un rompecabezas, y a veces esto no es tarea fácil. Además, se nos olvida, que como seres humanos que somos, vamos cambiando, y cuando creemos que el puzzle está hecho, se desencaja alguna pieza, y vuelta a empezar. Por ello es importante, que no se nos olvide que una relación es un puzzle infinito que esta en constante cambio.

 

En una relación de pareja se deben dar cinco ingredientes clave, como son:

  • Lealtad recíproca: “Tomo partido por ti y tu lo tomas por mi. Anteponemos nuestros intereses a los terceros. Estoy segura de ti.”
  • Apoyo mutuo: “Cuento contigo y tú puedes contar conmigo. No nos sentimos solos”
  • Compromiso del futuro: “Existe un acuerdo implícito (a veces explicito) de mantener el vínculo a lo largo del tiempo”.
  • Sexualidad: “Podemos, y además es deseable, tener una vida sexual satisfactoria”.
  • Espacio propio: “Deseamos convivir bajo el mismo techo en un espacio diferenciado2.

 

Estos factores son importantes para que la relación funcione en un correcto equilibrio, si alguno fallara algún miembro de la pareja estaría en desventaja y produciría malestar en la relación.

 

También es importante decir, que hay muchos tipos de relaciones entre los seres humanos, no todas son de “amor”, existen las de amigos, jefe-compañero, madre-hijo, compañeros de trabajo…, y no todas se rigen igual, ni tienen los mismos rasgos en común, ni las mueven los mismos intereses; rasgos que diferencia una relación de pareja de otras relaciones puede ser:

  1. Es una relación libre. A nadie le obligan a emparejarse con otro.
  2. Es una relación duradera. Si la relación funciona bien, ambos desean que sea para toda la vida.
  3. Es una relación con objetivos. Tareas que la pareja se propone realizar, desde las cotidianas hasta las vitales, a corto y largo plazo.
  4. Es una relación con sexualidad. La sexualidad es un ingrediente importante.

 

Dentro de las relaciones de pareja, se pueden dar cuatro tipos diferentes, no todas son sanas, a veces nos metemos en relaciones que son tóxicas para nosotros y ni siquiera somos conscientes.

 

Tipo de relaciones:

  1. A este tipo de relaciones la llamaremos de necesidad, la creencia fundamental es “no soportaría estar sin ti”. La persona siente que cuando se acerca al otro siente afecto, pero cuando se distancia se siente solo.
  2. Un segundo tipo de relación que se puede dar es la de la ambivalencia, su pensamiento clave es “ni contigo ni sin ti”, la persona siente agobio, pero al distanciarse se siente solo.
  3. Una tercera sería desvinculación, su pensamiento es “que esta mejor sin el otro”. La persona siente que cuando se acerca se siente agobiada y cuando toma distancia se siente en libertad.
  4. Para terminar, estaría autonomía, en este tipo de relación la persona tiene el pensamiento de “estoy bien contigo y también sin ti”, cuando me acerco siento afecto y cuando me distancio siento libertad.

Deberíamos analizar que tipo de pareja mantenemos, e intentar alcanzar el cuarto tipo, autonomía.

Cuando mantener una relación se hace difícil y no conseguís salir de los conflictos lo mejor es acudir a un profesional especializado. En el Centro de Psicología PSH disponemos de un equipo experto en problemas de pareja que podrá ayudarte.

 

“La clave de tu futuro está escondida en tu vida diaria” Pierre Bonnard