Blog

Un lugar para aprender y mostrar tu opinion

Mi hijo se hace pis en la cama, ¿Que puedo hacer?

Muchos padres acuden a nuestra consulta preocupados porque sus hijos siguen haciéndose pis en la cama mientras duermen. La enuresis infantil es relativamente frecuente y sucede cuando el niño es mayor de 5 años y sigue mojando la cama (se diagnostica si esto sucede dos veces o más veces a la semana). Se supone que el control de esfínter aparece alrededor de los 2-3 años, por lo que para hacer un diagnóstico de enuresis el niño tiene que tener la suficiente edad para que por desarrollo ya pueda controlar de forma voluntaria su esfínter.   Hay dos tipos de enuresis: la primaria, en la que el niño nunca ha dejado de mojar la cama de forma regular; y la secundaria, donde después de haber dejado de mojar la cama durante un periodo de tiempo el niño vuelve a hacerse pis durante la noche.   Las causas pueden ser muy diversas desde factores hereditarios, genéticos, fisiológicos, … pero los más frecuentes suelen ser los factores psicológicos. Las situaciones de estrés como separación de los padres, problemas escolares, duelos, etc  pueden tener un gran impacto en nuestros  hijos llegando  provocar diversos problemas psicológicos como en este caso, la enuresis.   Las consecuencias psicológicas que puede desarrollar el niño pueden ser variadas:   Baja de autoestima Ansiedad y/o depresión Negativa a dormir fuera de casa ante el miedo de hacerse pis Problemas de relación con otros niños Culpabilidad   Algunos consejos que te damos desde PSH para trabajar con el niño en casa son:   No castigar ni regañar. Esto puede ayudar a que el niño se sienta más culpable e indefenso...
Miedos infantiles

Miedos infantiles

El miedo es una emoción funcional, una respuesta adaptativa, ya que hace que el ser humano pueda sobrevivir. El miedo hace que nos demos cuenta de los peligros que tenemos alrededor y actuemos para alejarnos de ellos. Seguramente sin el miedo el ser humano se hubiera extinguido.   En la infancia son muy frecuentes los miedos, suelen estar relacionados con la edad y tienden a desaparecer con el desarrollo del niño.   Cuando el niño es pequeño (menos de 1 año) los miedos más comunes son las alturas y la estimulación fuerte. En cambio, cuando crecen un poco más (entre 1 y 3 años) aparece el miedo a la separación de los padres y a los extraños. Más adelantes, entran en acción los miedos a los seres fantásticos, a la oscuridad y al colegio. Cuando nos acercamos a la adolescencia los miedos que empiezan a tomar importancia son los miedos sociales y los relacionados con el autoconcepto.   Pero cuando el miedo es desproporcionado o responde a estímulos que no son un peligro real para la persona es cuando se convierte en un problema que hay que solucionar. Pueden convertirse en un problema clínico si persisten durante años o la intensidad es demasiado elevada. Es entonces cuando conviene visitar a un especialista.   Los miedos  son eliminados a través de la exposición. El acercamiento paulatino hacia el estímulo que desata esta emoción hace que la respuesta de ansiedad descienda poco a poco. En el proceso de exposición comprobamos que nuestras expectativas de lo que puede suceder si nos enfrentamos al estímulo temido son falsas y que aquello que temíamos...
¿Cómo puedo trabajar la frustración con mi hijo?

¿Cómo puedo trabajar la frustración con mi hijo?

La frustración es un sentimiento que aparece cuando no conseguimos lo que queremos o cuando nos suceden situaciones no deseadas. Muchas veces la frustración es acompañada por otras emociones como la tristeza, la ansiedad, la ira… Muchos padres nos llegan a la consulta de Psh preocupados por la poca capacidad de tolerancia a la frustración de sus hijos. En este post te vamos a dar pequeños consejos para trabajar con tu hijo esta habilidad pero si necesitas ayuda profesional no dudes en contactar con nosotras. En primer lugar, es importante que evitemos la sobreprotección con nuestro hijo. Esta sobreprotección nos lleva, en muchos casos, a hacer las tareas por ellos, dejándoles sin la oportunidad de que aprendan por sí mismos. Los niños deben aprender que hay situaciones en las que es necesario postergar las propias necesidades o deseos. Todo esto está muy unido a la independencia. Fomentar la autonomía en los niños es esencial para que se desarrollen de una manera sana y equilibrada. De esta forma, aprenden que hay cosas que pueden hacer y otras que no, y otras que con ayuda conseguirán. Los padres, profesores u otro adultos somos los que les proporcionaremos esta ayuda, sirviendo como soporte para ellos. Por otro lado, hay que dejar que los niños se frustren. Si el niño entra en una rabieta, no vayas enseguida a calmar sus necesidades, así aprenderá que las cosas no pueden conseguir a través de esas técnicas disfuncionales.  Tus hijos deben entender que equivocarse muchas veces no es negativo, y es necesario que aprenda a pedir ayuda cuando lo necesite. Nosotros, los adultos, debemos de servir...
Mi novio me quiere

Mi novio me quiere

A veces queremos tanto a una persona, que confundimos el amor con control. Hace poco acudió a mi consulta una chica, muy joven, y venía sintiéndose culpable por el comportamiento que había tenido con su primer novio, cuando tenía 14 años. Me contaba que no entendía porque se había dejado manipular por él para hacer ciertas cosas que ella no quería, que además no entendía que si él la quería tanto porque no entendía y respetaba su postura. Aunque la culpa era de ella por no decirle que no. Y que a día de hoy eso le generaba mucha ansiedad y angustia porque sentía que no se había respetado a ella misma.   Hablando con ella, llegamos a varias conclusiones y para trabajar su culpa la sugerí que se escribiera una carta. Y hoy en este escrito, he querido reflejar, para poder explicar, porque es tan fácil confundir el amor con el control. No solo en adolescentes, también en adultos, y de lo equivocados que estamos muchas veces con el concepto de “amor”. Que él planee tu vida, que salga con tus amigos, que no te deje salir sola con tus amigos/as, que te llame a todas horas, que te vaya a buscar a casa a las 8 de la mañana, estando él más cerca del colegio, y que luego paséis el día juntos y luego no se vaya de tu casa casi hasta las 10 de la noche y una vez llegado a casa te vuelve a llamar…Sara, eso no es amor, es obsesión, como dice la canción.   “… el príncipe azul no te obliga a hacer...
Testimonio de una paciente

Testimonio de una paciente

IR A UN PSICÓLOGO Muchas veces nos preguntáis si sirve de algo ir a terapia y qué cosas se pueden trabajar, aquí os dejo el testimonio de una paciente que nos cuenta su experiencia al acudir a nuestro Centro de Psicología Psh, donde confío en nosotras y pudimos ayudarla en su proceso, juzgar vosotros mismos si la terapia le ha ayudado o no: “Cosas que he mejorado en terapia y cosas que quedan por mejorar” * Necesidad de control: ni de lejos soy la persona súper controladora y siempre con un plan B que era antes. He aprendido que las cosas también se pueden planear sobre la marcha y que hay que confiar en que todo va a salir bien. “Cuando lleguemos a ese río cruzaremos ese puente” es la frase que más he repetido en el último año y medio. Evidentemente sigo prefiriendo situaciones controladas en muchos aspectos de mi vida, pero el hecho de que no lo estén no me genera ansiedad como antes. * Necesidad de control sobre mí misma y mis propios sentimientos: uno de los aspectos de los que me costó más darme cuenta era que no sólo intentaba controlar situaciones a mi alrededor si no también mis propios sentimientos. Ahora mismo se me vienen a la cabeza situaciones en las que incluso cuantificaba el tiempo que me permitía tener una emoción determinada (“puedo estar triste pero sólo X tiempo”). He aprendido que intentar controlar un sentimiento no solo no vale para nada, sino que es contraproducente y me genera un sentimiento de culpa que solo empeora las cosas. Cuando simplemente “me dejó” llega...
Claves para una buena relación de pareja

Claves para una buena relación de pareja

RELACIONES DE PAREJA   Las relaciones de pareja son complicadas, o, mejor dicho, a veces las hacemos complicadas. Debemos encajar nuestra personalidad, hábitos, creencias, manías…con las de la otra persona como si fueran las piezas de un rompecabezas, y a veces esto no es tarea fácil. Además, se nos olvida, que como seres humanos que somos, vamos cambiando, y cuando creemos que el puzzle está hecho, se desencaja alguna pieza, y vuelta a empezar. Por ello es importante, que no se nos olvide que una relación es un puzzle infinito que esta en constante cambio.   En una relación de pareja se deben dar cinco ingredientes clave, como son: Lealtad recíproca: “Tomo partido por ti y tu lo tomas por mi. Anteponemos nuestros intereses a los terceros. Estoy segura de ti.” Apoyo mutuo: “Cuento contigo y tú puedes contar conmigo. No nos sentimos solos” Compromiso del futuro: “Existe un acuerdo implícito (a veces explicito) de mantener el vínculo a lo largo del tiempo”. Sexualidad: “Podemos, y además es deseable, tener una vida sexual satisfactoria”. Espacio propio: “Deseamos convivir bajo el mismo techo en un espacio diferenciado2.   Estos factores son importantes para que la relación funcione en un correcto equilibrio, si alguno fallara algún miembro de la pareja estaría en desventaja y produciría malestar en la relación.   También es importante decir, que hay muchos tipos de relaciones entre los seres humanos, no todas son de “amor”, existen las de amigos, jefe-compañero, madre-hijo, compañeros de trabajo…, y no todas se rigen igual, ni tienen los mismos rasgos en común, ni las mueven los mismos intereses; rasgos que diferencia una...